viernes, 7 de septiembre de 2007

¿Te gusta conducir?

A mí sí.
Mucho. Me divierte, me entretiene, y lo que es mejor, me relaja.


Ventanillas bajadas, una chica mala, pisar a fondo y hacer kilómetros.


Y abrir la jaula, para que salgan los pájaros.
Lo malo es que casi nunca salen todos. Suele haber alguno que se queda, no sé muy bien si porque ya se encuentra cómodo en su percha, o le gusta el alpiste que de vez en cuando les doy.


Parada.
Clic, clic, un par de fotos.


Café.
Con leche. Grande. Con hielo. Dos azucarillos. Y no me mires así, que raras somos todas.


Volver.
A ver si al llegar está la jaula vacía. Lo dudo.






Blood and thunder on the road
My heart is pounding
My blood is nitroglycerin
I’m fire
Burning, burning, burning, burning
Ready to explode
Don’t want nothing left of me to scrape off the road

1 comentario:

masha dijo...

A algunos pájaros es muy difícil echarlos, se acostumbran a la comida segura, al agua fresquita y a columpiarse plácidamente dentro de la jaula, sin más preocupación.

A cambio algunos, nos regalan con su canto de vez en cuando.
Si en lugar de cantar te enloquecen con su piar, puedes tratar de enseñarles algo de música. Te acabas acostumbrando, y hasta puede llegar a agradarte, cuestión de supervivencia!



¡Qué momento road-movie!! ;-D

A mi me encaaaaaaaanta conducir, tengo mi propia ruta para esos momentos que describes.

;-)



Superbeso!
(y no te pases con el café, que luego no duermes! XD)